«

Abr 29

EXPOSICIÓN FOTOGRÁFICA SOBRE LA RUTA DEL TÉ

Es ampliamente conocida la extensa tradición cultural asiática, unido a esto, el exotismo y la belleza de sus tierras hace que desde hace siglos las personas de occidente nos hayamos sentido interesadas por estos lugares. Desde los mercaderes que viajaban en busca de especias, sedas y comprar té verde hasta la actualidad.

plantación de Té

Paisajes centenarios

Cada vez se van descubriendo nuevas tradiciones e historias que causan admiración, una de estas tradiciones tiene lugar entre China y el Tíbet, la conocida como Ruta del Té. En esta exposición fotográfica el autor nos muestra de una manera sublime los paisajes por los que ella trascurría. El poder ver estas imágenes, mientras conocemos la historia que hay tras esas montañas y vastos parajes nos transporta a otra época. El espectador se siente de pronto en la piel de las personas que realizaban esta ruta siglos atrás.

La Ruta del té de Sri LankaSi algo debemos saber para comprender el porqué de la realización de este salvaje recorrido es que en el Tíbet se obtenían grandes cantidades de té y en China estaban muy interesados por las yeguadas que poseían. Cada región necesitaba lo que la otra poseía y así surgió el intercambio que dio nombre a la ruta: la Ruta del Té y los Caballos.

Esta ruta ha sido todo un misterio para occidente hasta hace relativamente poco, aunque ha sido de vital importancia para los pueblos por los que pasa ya que sino vivirían en un total aislamiento. Realmente existen dos rutas, ambas atraviesan el Tíbet. En las dos, primero porteadores y luego acompañados de animales como yaks, llevaban el maravilloso té de las plantaciones de Yunnan a China, para volver con los valiosos caballos del Imperio.

Desde el nivel del mar a los 6000 metros de altitud

téDesde las plantaciones a lo largo de Río Rojo prácticamente a nivel del mar hasta altitudes de más de 6000 metros como en la cadena montañosa de Meili, las fotografías muestran todas las zonas que atraviesa esta ruta que perdió su afluencia en el siglo XIX cuando dejó de ser relevante.

La Ruta del Té pasa a lo largo de la frontera con Vietnam, Laos y Birmania. Es espectacular la fuerza de la naturaleza que se puede apreciar en las imágenes: las aguas rojizas del río, las plantaciones de plátanos, el Salto del Tigre o el valle de Shaxi. Se trata de lugares poco conocidos pero que cualquier persona que se ponga frente a estas fotografías puede sentir a través de ellas como si se encontrase realmente allí.

Vida y cultura tras la cámara

Además, no sólo se aprecia la belleza de sus paisajes, sino también la vida y cultura que aún está presente de una manera muy significativa. Parece que los siglos no hayan pasado y que todo se mantenga como en las fotografías, estático y aún congelado en el tiempo. Los campesinos trabajando en duras condiciones y sin avances tecnológicos en sus plantaciones o los budistas en sus templos, escalonados, todo un tesoro para la vista.

Esta exposición es imprescindible para los amantes del té que quieran conocer su historia y para todos aquellos interesados en la cultura y naturaleza asiática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>